Inicio / OPINIÓN / Editoriales / La diferencia en el liderazgo

La diferencia en el liderazgo

Primero quiso que Mosquera fuera su patio trasero, donde iba a estacionar todos los vagones del metro que tanto ha vilipendiado. Después se le ocurrió hacer populismo a costa de inventarse un desarrollo urbanístico al que ya le tenía nombre (“Ciudad paz”) para ubicar a los más necesitados de su ciudad con un proyecto de viviendas de interés social.

Como el alcalde de Mosquera lo mandó a “freír espárragos” por irrespetuoso con su autonomía y su mandato popular, entonces, amenazó con frenar todos los proyectos de progreso que benefician tangencialmente a Mosquera, aunque el mayor beneficiado siempre ha sido Bogotá.

“Parece que en la Alcaldía de Mosquera no quieren el metro ni que llevemos el agua y las vías como la Avenida Las Américas, ni la Primero de Mayo, Avenida Villavicencio y que se pueda hacer una gran urbanización muy bien planificada con muchos parques y demás, pero ellos hacen lo que quieren. Nosotros solamente les ofrecemos lo que podría hacerse”, le dijo a la prensa nacional el siempre iracundo y despectivo con nuestra región, Enrique Peñalosa.

La última salida en falso, la conocen ustedes suficientemente. Quería que le dieran los ricos municipios de la sabana a cambio de “encargarse” del “hueso” de Soacha.

Tan falso como los títulos académicos que dice poseer, el “doctor” Peñalosa, ante el mayúsculo escándalo, salió a decir que lo habían sacado de contexto; aunque finalmente le importó un comino si había dicho lo que había dicho, porque bien sabe que en este país rápidamente nos olvidamos de todo y el escándalo nuevo sepulta al anterior.

En cambio, con el tren de cercanías, que está empujando decididamente el gobernador Jorge Rey (y que resolvería graves problemas de movilidad para el corredor occidente de la sabana y de Bogotá), Peñalosa no ha hecho sino atravesarle palos en las ruedas.

La verdad monda y lironda es que nunca había sido tan difícil manejar las relaciones de vecindad con Bogotá y su correspondiente agrupamiento y unificación de políticas como en este gobierno de Peñalosa.

Y tiene que ver mucho con el estilo. Esa parodia que hacen de Peñalosa en La Luciérnaga y otros programas de humor no es gratuita. Los humoristas tienen la lección aprendida en sus genes, desde la época de los bufones reales, como los únicos autorizados a cantarle la tabla a los déspotas por mucho título real que ostentaran.

A Peñalosa le produce rasquiña todo lo que tenga que ver con los pobres. Su talante demostrado es gobernar con y para los más ricos. El problema es que un “político” como Peñalosa desconoce la esencia del liderazgo político y de la política, que no es otra cosa que atender las necesidades más sentidas de los pueblos, ayudarlos a superarlas y guiarlos en la conquista de un bienestar que los saque del subdesarrollo, de la falta de oportunidades y, en general, de todo tipo de carencias sociales, intelectuales y económicas.

Un gobernante no puede estar pensando en gobernar sólo y con los más ricos. Esa es la gran diferencia entre el estilo de un neoliberal como Peñalosa y un líder carismático, salido de la entraña misma del pueblo como Rey

El problema, por el contrario, de Jorge Rey, es su aprensión indescifrable con los poderosos y tradicionales dirigentes políticos de Colombia. Su temperamento, poco dado a la controversia, al enfrentamiento, a la polémica, tampoco ayuda para pararle los pies a tipos como Peñalosa; para lidiar con la intolerancia de estos sujetos que se creen poseedores absolutos de la verdad, que creen que el pueblo debería agradecerles todos los “sacrificios” que hacen por él y aceptar sin chistar los errores y aciertos de sus políticas inconsultas, muchas veces a espaldas de la comunidad que dicen representar. U.G.O.

Acerca AJRamírez

Empecé en la fotografía como una afición y hoy es una pasión. Eso de que “una imagen vale más que mil palabras” no es para mi un cliché, sino una permanente constatación de vida. También me encargo de las investigaciones en el periódico buscando encontrar siempre el justo equilibrio entre lo que le interesa a nuestros lectores y lo que nos repugna como comunicadores. Director de Inventigaciones Periódico elector ajramirez@periodicoelector.com ajramirez.prensa@gmail.com

Recomendado !

como_vestir_como_cenicienta_6764_650x

La cultura, una cenicienta que lucha por volverse princesa

Cundinamarca, en su extensa geografía, tiene grandes manifestaciones de su actividad cultural, que cubren prácticamente ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>