Inicio / ECONOMÍA / Económicas / Una de cada cuatro gasolineras cobra el galón más caro que el valor de referencia

Una de cada cuatro gasolineras cobra el galón más caro que el valor de referencia

Pág. 3 terpelEn las poblaciones con más competencia, parte de las alzas las asumen los empresarios y en las estaciones de provincia trabajar con familiares o asumir varias funciones una sola persona permite a los dueños de las bombas mantenerse en el negocio.

Aunque la diferencia entre tanquear el carro con 10 galones de gasolina corriente en mayo, frente al precio de referencia promedio que hubo en Bogotá para marzo representa un sobrecosto de apenas 1.000 pesos, según los valores publicados por el Ministerio de Minas y Energía, el bolsillo de quienes más utilizan el carro sí se afecta, sobre todo si deben abastecer sus automóviles en estaciones que tienen un precio mayor al valor de referencia que fija el Gobierno.

En un mercado con libertad vigilada y en el que el consumidor tiene la autonomía de elegir, un análisis a las cifras puntuales del departamento de Cundinamarca muestran que de las 372 estaciones de servicio activas en mayo, 103 de estas cobraban el galón de gasolina corriente por encima de los 9.138 pesos que determinó, a partir de ese período, el Ministerio de Minas y Energía para Bogotá.

Pág. 2 Estación de Cáqueza
De acuerdo con las cifras del Sicom, en 158 de esas 372 gasolineras del departamento los precios efectivos en mayo se ubicaron por debajo de los 9.000 pesos.

Las cifras, extraídas del Sistema de Información de Combustibles Líquidos (Sicom), evidencian entonces que, en otras palabras, una de cada cuatro estaciones (el 27,6 por ciento del total) decidió establecer un precio mayor.

Sin embargo, y pese a que en mayo el precio de referencia para Bogotá es el más alto de la historia (uno similar se vio en abril del 2012 -la referencia fue de 9.040 pesos por galón-) y el ajuste realizado en las tarifas, según el Dane, corresponde al nivel determinado por el Gobierno, en muchas estaciones se están cobrando valores menores y varias de estas cobran hasta 300 pesos menos por cada galón, frente a dicho valor de referencia.

Julio César Vera, presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleos (Acipet) y conocedor del mercado de combustibles, señala que la fuerte competencia, principalmente en las zonas más pobladas, ha llevado a los empresarios a trabajar con precios inferiores.

Una de las principales causas de esta situación es que al tener la marca de un gran distribuidor mayorista, como Terpel o Esso y Mobil, entre otras, las estaciones pueden darse el lujo de cobrar menos, en una clara estrategia de precios para mantener su cuota de mercado.

Pág. 2 Julio César Vera
“La fuerte competencia, principalmente en las zonas más pobladas, también ha llevado a los empresarios a trabajar con precios inferiores”: presidente de Acipet

De hecho, de las 372 estaciones de servicio que operan en el departamento, según el Sicom, 342 están bajo la bandera de un distribuidor mayorista y según el nivel de competencia que tengan, pueden cobrar más o menos valor por el producto.

Adicionalmente, en muchas gasolineras el número de empleados se ha reducido y, al ser en muchos casos negocios familiares, el gerente del punto de servicio también está encargado de otras labores, al tiempo que al negocio de venta de combustibles se le suman otros servicios, como el lavado de carros y la venta de comida.

“Por defender sus participaciones de mercado, marcas como Terpel están asumiendo parte de estos aumentos en la calle”, agrega Vera, lo que indica que aquellos que no estén integrados vertical u horizontalmente estarán fuera del negocio.

Dura competencia

De acuerdo con los registros del Sicom, la mayoría de esas 158 estaciones de servicio en Cundinamarca, con precios inferiores a los 9.000 pesos por galón para la gasolina corriente están en mercados altamente competidos y con mucha población, como Mosquera, Cota, Cajicá, Tocancipá, La Calera, Madrid, Soacha, Funza y Cota, entre otros.

De hecho, de las estaciones con galones cuyos precios son inferiores en más de 300 pesos frente al valor de referencia (46 en total), solamente cinco están localizadas en municipios con baja población, como San Bernardo, Chipaque, Guachetá, Cáqueza, Guaduas y Sasaima.

Según explica Vera, muchas estaciones pequeñas pueden estar en un punto en el que ya pueden estar ‘muriendo’, porque sin tener el ingreso del margen minorista o ganancia por cada galón vendido, no tienen cómo competir.

En Colombia hay más de 5.000 estaciones de servicio y de pequeños propietarios hay como 3.000, muchas de ellas ubicadas en zonas de provincia, donde la situación es diferente ya que al no haber grandes volúmenes de venta, los empresarios trabajan en eficiencias, como que el dueño es el mismo administrador o el que suministra el combustible, o los vendedores son familiares del empresario.

“Eso les permite tener unas eficiencias que les permiten mantenerse en el negocio”, pero donde hay mercado el que no esté integrado está prácticamente fuera, agrega el experto.

Viene ajuste importante

Si el Ministerio de Minas y Energía decide un cambio en los precios de la gasolina durante el mes de junio (en abril no hubo reajuste), este debería rondar los 150 pesos por galón, según Vera, debido al repunte que ha tenido el dólar y el precio del petróleo durante abril y mayo, que ha llevado a 2.900 pesos el primero y a tocar los 80 dólares por barril al segundo.

Así, el precio del galón en Bogotá pasaría a ser el más alto de la historia, porque según Vera, es de esperarse que con la situación actual el Gobierno se vaya al tope de la fórmula (variación máxima del 3 por ciento en ingreso al productor cada mes y de 1,5 por ciento en el precio al consumidor), a menos que haya consideraciones políticas para decidir algo diferente.

“Esto debería ser lo lógico y racional”, aseguró el directivo, quien señaló que si no existiera el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (en déficit), con el cual se subsidia parte del precio de la gasolina, el aumento debería ser casi seis veces el que se vio en mayo, de 99 pesos.

Es decir, sin este Fondo los combustibles deberían subir hasta 600 pesos cada galón, dado que las variables de la fórmula van al alza.

Además, se rompió la tendencia contracíclica de que el petróleo subía y el dólar bajaba, y hoy no hay una correlación tan directa, explicado por variables de salidas de capitales del país, ya que ante el aumento en las tasas de los bonos de Estados Unidos, por ejemplo, los inversionistas prefieren llevar sus recursos allá, lo que presiona el precio del dólar hacia arriba, al no haber oferta local de la divisa americana.

Por Ingrith Rodríguez Peña    económicas@periodicoelector.com

Acerca AJRamírez

Empecé en la fotografía como una afición y hoy es una pasión. Eso de que “una imagen vale más que mil palabras” no es para mi un cliché, sino una permanente constatación de vida. También me encargo de las investigaciones en el periódico buscando encontrar siempre el justo equilibrio entre lo que le interesa a nuestros lectores y lo que nos repugna como comunicadores. Director de Inventigaciones Periódico elector ajramirez@periodicoelector.com ajramirez.prensa@gmail.com

Recomendado !

Pág. 2 Mipymes

Cautela, la palabra de moda en las Pyme del departamento

En las empresas que venden entre 369 y 22.132 millones al año, sigue la incertidumbre ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>