Inicio / ECONOMÍA / Económicas / Inversión de US$100 millones de la EEB sigue en vilo

Inversión de US$100 millones de la EEB sigue en vilo

Pág. 2 torre-electricaCuatro años después de adjudicado, el proyecto Chivor II – Norte aún no tiene licencia ambiental. Se acorta el tiempo para evitar riesgos de cortes de energía en el centro del país si falla el sistema interconectado.

Han pasado ya cuatro años desde que en abril de 2013 la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme) le adjudicó a la Empresa de Energía de Bogotá (EEB) -hoy Grupo de Energía de Bogotá- el proyecto Norte – Chivor II 230kV, una línea de transmisión de 162 kilómetros que atraviesa el norte de Cundinamarca, sin que la iniciativa pueda comenzar en firme, y cuya inversión supera los 100 millones de dólares.

Aunque desde el 2013 la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) inició el trámite para evaluar el diagnóstico ambiental de alternativas y realizó una compleja socialización en los 13 municipios del departamento por los que pasaría la línea (también pasa por 7 poblaciones de Boyacá), solo hasta agosto de 2016 el Grupo de Energía de Bogotá (GEB) hizo la solicitud formal de licencia, y, en la actualidad, el trámite se encuentra suspendido desde febrero, a través del auto 00279 del 10 de febrero de la autoridad ambiental.

Pág. 3 Recuadro - Nueva-Esperanza-l-¡nea-230kV-17Lo anterior porque, palabras más palabras menos, según el documento, para la Anla todavía no hay suficiente información acerca de algunas especies en veda y porque la compañía pidió sustraer 82 hectáreas del área de la Reserva Forestal Protectora Productora de la Cuenca Alta del río Bogotá ante el Ministerio de Medio Ambiente, pero todavía no está documentado ese visto bueno por parte de esa entidad.

Además, la Anla dijo que el proyecto se superpone con otro de transmisión, con un plan de exploración de hidrocarburos, con una línea de gas entre Cogua y Guaymaral y con las obras de la red férrea del Atlántico, ante lo cual el Grupo de Energía de Bogotá no ha mostrado los impactos ambientales originados por este traslape.

En 2013 la Anla inició el trámite para evaluar el diagnóstico ambiental de alternativas. Y se realizó una compleja socialización en los 13 municipios del departamento por los que pasaría la línea.

De interés nacional

No obstante los argumentos ambientales, el Grupo de Energía de Bogotá señala que es clave seguir adelante con el proyecto, pues no solo es importante para el abastecimiento y la confiabilidad del servicio de energía en el centro del país, sino porque la iniciativa fue declarada como un Proyecto de Interés Nacional Estratégico (Pines), cumpliendo una función social prioritaria, especialmente en los departamentos de Cundinamarca, Boyacá, Meta y parte del Tolima.

El Proyecto Norte – Chivor II 230kV pasará en Cundinamarca por los municipios de Tibirita, Machetá, Chocontá, Suesca, Sesquilé, Gachancipá, Nemocón, Cogua, Zipaquirá, Tabio, Subachoque, Madrid y Tenjo, mientras que en el departamento de Boyacá recorrerá las poblaciones de San Luis de Gaceno, Santa María, Macanal, Garagoa, Tenza, Sutatenza y Guateque.

“Debió haber comenzado en el 2014. Y tiene un atraso significativo para el inicio de la construcción debido a las demoras en el licenciamiento ambiental y la oposición de la comunidad, en donde prima más el interés particular que el bien común. Sin embargo, esperamos poder entrar en operación a más tardar en 2018. De lo contrario, se tendrán riesgos energéticos en el centro del país”, aseguró Lina Coy, gerente del proyecto.

Según la directiva, esta línea de transmisión de alta tensión es clave para reforzar la confiabilidad de la creciente demanda de energía en la región, ante posibles fallas en el sistema interconectado.

Por ello, el GEB seguirá adelantando las gestiones necesarias para atender los requerimientos de las autoridades ambientales nacionales y regionales con el fin de llevar la energía al centro del país.

Según la compañía, es muy alto el crecimiento que experimenta Cundinamarca, a partir de la puesta en marcha del Plan de Desarrollo Departamental (2016-2020), que ha buscado fortalecer la competitividad de la región a través de acciones en sus 15 provincias, que permitan “especializar y encontrar vocaciones productivas en los sectores agrícola, turismo, minería y medio ambiente”.

Y agrega que, para lograr las metas y retos de consolidar a Cundinamarca como una región competitiva, se requiere, indudablemente, de la energía que contribuya aumentar la estabilidad del sistema eléctrico colombiano.

“Por esta razón, se hace necesario la materialización y entrada en operación de los proyectos de energía con el fin de soportar la demanda de la región ocasionada por el crecimiento industrial y aportar significativamente a la autosuficiencia energética del país”, indicó el GEB.

Otra iniciativa en camino

Otro proyecto que está desarrollando actualmente el GEB en el departamento, es la línea Sogamoso 500 kilovoltios, el cual se encuentra enmarcado dentro del Plan de Expansión de Referencia Generación – Transmisión (2013 – 2027) aprobado por el Ministerio de Minas y Energía.

La iniciativa prevé la construcción de 383 kilómetros de líneas de transmisión de energía, que conectarán la subestación Nueva Esperanza, situada en el municipio de Soacha, pasando por la nueva subestación Norte (en Gachancipá), hasta llegar a la existente subestación Sogamoso ubicada en Betulia, (Santander), para mover energía desde la central hidroeléctrica Sogamoso.

El trazado proyecta pasar por 37 municipios de Cundinamarca, Boyacá y Santander. En Cundinamarca irá por Carmen de Carupa, Simijaca, Susa, Sutatausa, Tausa, Nemocón, Gachancipá, Cogua, Pacho, Supatá, San Francisco, La Vega, Sasaima, Albán, Guayabal de Síquima, Anolaima, Zipacón, Cachipay, La Mesa, Tena, San Antonio del Tequendama y Soacha.

El GEB espera que con la puesta en marcha de estos dos proyectos se disminuya el riesgo de fallas y suspensiones que se puedan generar por sobrecargas en el sistema de energía eléctrica en el centro del país y aumentar la estabilidad del sistema eléctrico colombiano.

Por Ingrith Rodríguez   economicas@periodicoelector.com

Acerca AJRamírez

Empecé en la fotografía como una afición y hoy es una pasión. Eso de que “una imagen vale más que mil palabras” no es para mi un cliché, sino una permanente constatación de vida. También me encargo de las investigaciones en el periódico buscando encontrar siempre el justo equilibrio entre lo que le interesa a nuestros lectores y lo que nos repugna como comunicadores. Director de Inventigaciones Periódico elector ajramirez@periodicoelector.com ajramirez.prensa@gmail.com

Recomendado !

control2

“Casas inteligentes”: novedosa propuesta de constructores para Cundinarmarca

Actualmente varios constructores ofrecen alternativas de automatización en sus proyectos de vivienda, sin que ello ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*