Inicio / Uncategorized / Mundo y tecnología / Una página para “espiar” a quien quiera en Facebook

Una página para “espiar” a quien quiera en Facebook

Pág. 13 foto 1 Usted habrá escuchado que la embajada americana, para saber si un aspirante a la visa es candidato idóneo para su adjudicación, ya no mira tanto los papeles, muchas veces falsos, que el postulante acopia con dedicación y paciencia. Ahora revisan todo lo que este publica en redes sociales.

Para los cónsules americanos las redes son una fuente inestimable de información que les da un perfil bastante exacto del solicitante, mejor que si lo pusieran frente a un detector de mentiras o un experto perfilador del FBI.

La moda ya ha llegado a la esfera empresarial, a tal punto que un gran número de grandes compañías están recorriendo el mismo camino, para asegurarse de a quién están incorporando en sus organizaciones.

Nuestra privacidad por nosotros mismos violada

Pág. 13 - imagen Stalkface 02Naturalmente, el debate sobre el derecho a la privacidad versus esta plaga de invasión a nuestros secretos personales está servido. El problema es que en el momento en que nos registramos en Facebook, por ejemplo, estamos firmando un consentimiento tácito que le da a la empresa de Zuckerberg un derecho absoluto sobre todo lo que publicamos en su red, por muy privado que nos parezca.

Muchos están convencidos de que, como Facebook promociona su decisión frente a quién mira sus publicaciones, la privacidad de sus revelaciones está garantizada a ese círculo privado que usted establece en su red.

Más le vale que se vaya desengañando. La verdad es que la teoría del “Gran hermano” elaborada por George Orwell en su novela “1984”, publicada el 8 de junio de 1949 y que consistía, básicamente, en una sociedad donde todos sus integrantes, fundamentalmente la plebe mayoritaria, estaba vigilada masivamente, manipulada informativamente y con la guardia electrónica, reprimida política y socialmente, la estamos viviendo a cabalidad actualmente.

Una herramienta para espiar

Pero tal control de la información ya no es exclusividad de los estados o de determinados organismos estatales. En Internet se encuentra disponible, gratuitamente, una página web que es toda una herramienta para “espiar” de manera profunda en muchos perfiles de Facebook, que por diferentes circunstancias no podemos acceder a ellos o el inefable buscador de Google no nos revela.

La página se llama Stalkface; lo que ofrece es acceder a todas las publicaciones de un usuario de Facebook a través de su perfil. Eso sí, todo legalmente. La mecánica de utilización es muy sencilla.

Como usted podrá observar en la imagen que les estoy anexando (la página está en inglés, pero les he hecho una traducción al español para quienes el idioma de Shakespeare les parece un galimatías indescifrable), se introduce el nombre o la dirección del perfil de Facebook de la persona que nos interesa en la barra de búsqueda que está perfectamente señalizada.

Como por arte de magia

Pág. 13 gráfica 1 - StalkfaceLe damos a la barra azul que dice en inglés “Stalk” y que el traductor de Google traduce en español como “Tallo”. De inmediato, en forma casi mágica, aparece en la parte inferior una serie de direcciones web.

Se trata de las URL, o las direcciones de internet donde se haya alojada la información específica del usuario que estamos “espiando” y que no siempre nos lo facilita de forma amigable Facebook o el buscador de Google.

Las fotos que ha publicado, sus imágenes más recientes, las que ha comentado, las que nos podría gustar, las historias que ha comentado, las que nos podrían gustar; igualmente las páginas que le gustan, los grupos a los que pertenece, los eventos y los lugares visitados. Toda una exposición abierta y sin censura de nuestra vida.

Como se da cuenta, nada que nosotros no hayamos publicado, pero no estoy seguro que el hecho de que dejemos nuestra puerta abierta sea una invitación a que cualquiera entre en nuestra casa.

Por Olinto Uribe G. direccion@periodicoelector.com

Acerca olinto uribe

Soy un escribidor de la vieja época, con aficiones tecnológicas de la nueva. Creo rabiosamente, en la independencia del periodismo y en el compromiso y deber social que tenemos por construir una mejor sociedad. Actualmente soy Director Editorial del periódico pero, títulos aparte, me enorgullece pertenecer a un pequeño grupo de soñadores convencidos que, parodiando a García Márquez, todos los seres debemos tener una segunda oportunidad sobre la tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*