Inicio / ECONOMÍA / Económicas / Cundinamarca domina el top 10 de desempeño fiscal

Cundinamarca domina el top 10 de desempeño fiscal

Pág. 2 Desempeño fiscalPese a eso, el 53 % de los municipios tienen finanzas por debajo de los niveles considerados como sostenibles. Topaipí es  un caso crítico.

Con calificaciones por encima de 86 sobre 100, un total de seis municipios de Cundinamarca se ubicaron este año en el escalafón de las mejores poblaciones en cuanto al desempeño de sus finanzas, con base en los números consolidados del año 2016.

Al analizar las cifras de 2016, según el Departamento Nacional de Planeación (DNP), Cajicá, Tenjo, Sopó, Cota, Tocancipá y Funza lograron estar en  los primeros lugares de esta medición.

Incluso, si se extiende la visión hasta los primeros 20 municipios de la clasificación nacional, también aparecen Madrid, Ricaurte, Mosquera y La Calera en ese grupo, lo que indica que la mitad del top 20 estuvo dominada por municipios de la región.

Según el DNP, los municipios de Cundinamarca no fueron a la caída generalizada en los ingresos municipales, producto del descenso de casi 3 billones de pesos en los ingresos municipales, a raíz de una disminución de 1,7 billones de pesos en los recursos del Sistema General de Regalías (SGR).

Además, en todo el país hubo un mayor nivel de gasto corriente, de 1,2 billones de pesos respecto al 2015, explicado por un aumento de 960.000 millones de pesos en los gastos de funcionamiento, situación que se vio en las cuentas departamentales y municipales de todas las regiones del país.

La medición tuvo en cuenta seis líneas de acción, siendo estas la autofinanciación del funcionamiento, el respaldo del servicio de la deuda, la dependencia de las transferencias del Gobierno Central, la generación de recursos propios, la magnitud de las inversiones realizadas por el ente territorial y su capacidad de ahorro.

En líneas generales, los municipios de todo el país bajaron su nota de 70,68 obtenida en el 2015 a 66,96, mientras que en el nivel departamental la nota se mantuvo casi estable, al ubicarse en 71,71 frente a 71,73 de la vigencia del 2015.

Descenso notorio
Y si bien los municipios antes mencionados obtuvieron una destacada posición en el nivel nacional, al comparar el mapa fiscal del 2106 frente al del 2015, se nota que varios pasaron de tener una situación sostenible a una calificada como vulnerable.

Incluso, los mejores de la región en el Top 10 tuvieron un descenso. Así, Cajicá, al registrar un indicador de 88,78 en el 2016, evidenció una reducción de 2,75 puntos porcentuales con respecto a la vista un año atrás.

A su turno, Tenjo bajó 1,96 puntos porcentuales y tuvo una calificación de 88,18; Sopó redujo su nota en 1,34 puntos y la ubicó en 87,39; en tanto que Cota descendió a 87,15 (descenso de 2,73 puntos porcentuales).

Y al mirar en detalle el escalafón de los 116 municipios, la medición de Planeación Nacional encontró que solamente 18 tienen unas finanzas solventes, es decir, obtuvieron calificaciones por encima de 80, mientras otras 36 poblaciones alcanzaron a calificar como aquellas con finanzas públicas sostenible, toda vez que lograron obtener notas entre 70 y 80 sobre 100 en su desempeño fiscal.

Aunque Cundinamarca posicionó a 10 de sus poblaciones en este ranking (las más cercanas a Bogotá y las más grandes), más de la mitad de los municipios, concretamente 62 de los 116 del departamento, se ubicaron en los rangos de vulnerable, en riesgo y en deterioro en cuanto a la salud de sus cuentas públicas.

De estos, que representan el 53 por ciento de las poblaciones en la región, 57 se clasificaron en vulnerables, es decir que están a un escalón de la sostenibilidad. “Aunque pueden cumplir con los límites de gasto de la Ley 617 del 2000 y generar ahorros propios, dependen de manera importante de las transferencias y son entidades expuestas a desequilibrios en sus finanzas como consecuencia de choques en sus estructuras financieras”, explica el documento del DNP.

Pero los casos más graves están en Guataquí, Pulí, El Peñón, Medina y Topaipí, de los cuales, este último tiene sus cuentas fiscales en graves aprietos, al tener una calificación de 36,29 sobre 100.

A dicho nivel llegó porque en la variable de respaldo del servicio de la deuda solo registró 3,83 puntos sobre 100, mientras que en la generación de recursos propios su calificación fue de 1,89 sobre 100. Estos dos rubros fueron los que le dañaron la nota a esta población.

En el caso de los cuatro primeros, el DNP advierte que son entes territoriales que se encuentran en riesgo de generar déficit corriente por la insuficiencia de recursos propios, lo que los hace altamente dependientes de las transferencias y con probabilidad de incumplir los límites de gasto de la ley 617 del 2000. En este sentido –agrega– son poblaciones que requieren atención especial para garantizar su solvencia financiera de largo plazo.

Y sobre Topaipí, la calificación es el reflejo de su baja capacidad de ahorro, de las dificultades para garantizar el pago de los gastos de funcionamiento, de la alta dependencia de las transferencias y de las menores posibilidades de inversión.

Para tener en cuneta
Por nivel de desarrollo, Cundinamarca figura menos
Este año, Planeación Nacional comparó los municipios según el entorno en el que se ubican. Así, los de entorno robusto son aquellos con alta participación en la economía nacional y concentran gran parte de la población urbana del país y la mayoría de sus ingresos proviene de gestión propia.

Por su parte, los de entorno intermedio son los que tienen relevancia en la economía departamental, principalmente las capitales. Los de entorno temprano son los que están alejados o desconectados de los mercados, con participación muy pequeña en el PIB nacional y con economías poco especializadas.

En esta comparación de peras con peras y manzanas con manzanas, la figuración de los municipios de Cundinamarca es menor.

Por ejemplo, en los de entorno robusto el escalafón lo lidera Rionegro (Antioquia), con 91,25, seguido por Cajicá con 88,78; Nobsa (Boyacá), que sacó un 88,67; Tenjo, con 88,18 y Sopó, con 87,39. Es decir, ratifican su medición y se ubican en los cinco primeros.

Pero en los entornos intermedios solo figura un municipio cundinamarqués entre los cinco primeros, ya que este escalafón lo componen Monterrey-Casanare (90,74), Sabanalarga-Casanare (86,28), Páez-Boyacá (85,10), Ricaurte-Cundinamarca (84,92) y Cimitarra-Santander (84,58).

Y en los de entorno temprano, Cundinamarca brilla por su ausencia, toda vez que el ranking de los cinco mejores fue para Puente-Nacional-Santander (83,16), Briceño-Antioquia (82,68), Tununguá-Boyacá (78,12), Villa Rica-Cauca (76,37) y La Belleza-Santander (75,58).

Por Ingrith Rodríguez   economicas@peiodicoelector.com

Acerca AJRamírez

Empecé en la fotografía como una afición y hoy es una pasión. Eso de que “una imagen vale más que mil palabras” no es para mi un cliché, sino una permanente constatación de vida. También me encargo de las investigaciones en el periódico buscando encontrar siempre el justo equilibrio entre lo que le interesa a nuestros lectores y lo que nos repugna como comunicadores. Director de Inventigaciones Periódico elector ajramirez@periodicoelector.com ajramirez.prensa@gmail.com

Recomendado !

Pág. 2 remesas

Remesas, ayuda clave para la región en tiempos de la desaceleración

El año pasado, los giros de familiares que viven en el exterior tuvieron una cifra ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*