Sáb04192014

Hoy esLun, 14 Abr 2014 8am

Novedosa estrategia busca reducir embarazos en adolescentes

La Gobernación de Cundinamarca y Compensar presentan Proyectarte, una novedosa estrategia de prevención del embarazo adolescente que tiene como slogan En el escenario de la vida, define tu propio papel.
Se trata del resultado del trabajo mancomunado entre las dos entidades en el diseño de estrategias que permitan generar entornos protectores para la infancia y la adolescencia. Lo anterior con el fin de luchar contra el embarazo adolescente, el trabajo infantil, la explotación sexual comercial de niños y niñas, el abandono escolar y el desplazamiento forzado, entre otras problemáticas, las cuales  desencadenan daños irreparables a las generaciones actuales y futuras, y por ende, al presente y al futuro del país.

Así pues, la apuesta social planteada es la de hacer frente a los males que aquejan a infantes y adolescentes a través de estrategias educativas innovadoras que fortalezcan su proyecto de vida y les permitan tomar las decisiones adecuadas para salir adelante en su encuentro con la historia.
“Las estrategias de educación sexual como promover el uso del preservativo no han funcionado, por el contrario, lo que hacen es despertar en los chicos curiosidad.  A raíz de esto decidimos abordar una estrategia novedosa que se llama Proyectarte. Lo que hicimos fue tomar un grupo poblacional de 1.500 niños entre los 10 y los 12 años para abordar con ellos temas como las relaciones sexuales, sus proyectos de vida y su autoestima y atacar directamente el problema del embarazo adolescente”, afirmó Catalina Cuervo, subdirectora de Infancia, Adolescencia y Familia de Cundinamarca.
Vale mencionar que Gobernación de Cundinamarca, a través de sus Secretarías de Desarrollo Social y Salud, destinó 200 millones de pesos y Compensar 150 millones de pesos provenientes de Fonniñez para un total de 350 millones de pesos cuyo objetivo principal fue el diseño de este programa diseñado para ayudar a prevenir esta problemática, la cual precipita a los niños, niñas y jóvenes hacia la vida adulta sin que estén preparados para asumirla, perpetuando los círculos de falta de educación, trabajos mal remunerados y altos niveles de pobreza.

“Trabajamos en 15 municipios como Viotá, que es un municipio posconflicto, y allí la mayoría de los niños expresaron que quieren ser abogados para defender los derechos humanos. Por otro lado, algunas niñas optan por el embarazo como opción de vida para conseguir el apoyo económico de programas como Familias en Acción”, explicó la funcionaria.

email this page