La disputa por la Cámara de Representantes será ‘a muerte’

2604

Aun cuando restan 11 meses para las elecciones al Congreso de la República, en Cundinamarca se precipitan las apuestas por los nombres de quienes ocuparían las siete curules que le corresponden. Cambios drásticos en el Partido Conservador, dificultades en el Centro Democrático, amplio forcejeo en la U y Cambio Radical y el posible ingreso de uno de los Verdes, pusieron a trabajar anticipadamente al grupo de aspirantes.

Para empezar, hay que decir que de los siete Representantes a la Cámara que ostenta hoy el departamento, solo uno ha decidido retroceder en su intento de repetir periodo. Quién y por qué, a continuación.

Cambio Radical compite por la primera votación

Entre los partidos más votados, sin duda, estará Cambio Radical, si se tienen en cuenta dos premisas, una, que en las pasadas elecciones regionales fue la mayor fuerza política en la Asamblea, y dos, que cuenta con candidatos tan fuertes como Leonardo Rico y Betty Zorro, quienes aspiran a repetir, pero, sobre todo, porque ingresa a la contienda el actual diputado Édgar Mayorga, quien, con cerca de 43.000 copartidarios, alcanzó la mayor votación de esa Corporación.

Mayorga, quien ya dijo que está firme en su intención de quedarse con una de esas dos curules, trabaja como una hormiga para lograrlo, en silencio y consintiendo sus bases. A finales del año pasado se hablaba, incluso, de un apoyo del diputado ‘Mateo’ Ulloa y de los exdiputados José Rueda y Nancy Patricia Venegas. Sin embargo, aunque Mateo ya no lo acompañará, sí tiene entre el bolsillo cerca de 15.000 votos que entrarán a sumarle al partido. ¿A quién? Aún no lo decide.

Otro que adiciona –nuevo en la escena– es Julián Rozo, un joven politólogo, actual asesor del despacho del Gobernador García e hijo del magistrado del Consejo Nacional Electoral, Jorge Rozo, quien, recogiendo las banderas de su padre, ha venido recorriendo el departamento con el apoyo total e irrestricto del diputado Jorge Garcés.

Así las cuentas, Cambio Radical cedería la curul de Betty Zorro a Édgar Mayorga; por qué; porque fue Mayorga quien, precisamente, la apoyó en la contienda pasada con un endoso cercano a los 20 mil votos, y porque, esta vez, nuestra querida congresista ya no contará con la maquinaria de la Alcaldía de Soacha.

El espacio de Leonardo Rico, aunque corre peligro por su exigua empatía con los cundinamarqueses, promete mantenerse gracias al apoyo que viene recibiendo del Nuevo Liderazgo.

En la U, aletea El Pájaro

A pesar del desgaste lógico del poder (tres veces representante), José Caicedo “El Pájaro”, decidió aspirar nuevamente a una curul, con la que es muy posible que se quede, por cuenta del importantísimo apoyo que recibe desde Cundinamarca y desde la Asamblea con el diputado Juan Carlos Coy.

A esta lista se suma la figura de Andrés Arias, un joven fusagasugueño, respaldado por el equipo del precandidato al senado, Alfredo Molina y el diputado Pedro Cárdenas, además del enérgico trabajo de doña Mercedes Ángel de Rey, madre del exgobernador Jorge Rey.

Arias, quien se desempeñó el último año como Secretario General de la Gobernación, seguramente, dará una feroz pelea para arrebatarle la curul a Caicedo. Una contienda que se definirá de forma muy apretada, en un partido que, difícilmente, dará para dos puestos.

A no ser que el actual diputado, Julián ‘Perico Sánchez’, que fue la tercera votación en el departamento y la primera en su partido, decidiera lanzarse al ruedo, con el apoyo de su homólogo Óscar Carbonell y la llegada a la lista de Amanda Poveda.

Pataleo liberal

El Partido Liberal aspira, con el mismo ejercicio de hace cuatro años, a tratar de armar la lista para que Óscar Sánchez se eche al hombro la responsabilidad de mantener la curul; sin embargo, la situación se torna un tanto oscura si revisamos que en esta ocasión no cuenta con la ayuda de sus amigos Luis Cifuentes (exalcalde de Fusagasugá), Ricardo Pulido o Diego Abdul, quienes en la pasada contienda contribuyeron a pasar el umbral.

Con el apoyo de los diputados Ricardo Porras, Alex Prieto y Hermes Villamil, parecería no suficiente sin nombres fuertes en la lista; por ello, solo si Sánchez consigue buenos aliados, se sostendrá la curul; si no, ojo, la L sufriría una triste derrota.

El nuevo conservador se apellida Salazar

El “glorioso” Partido Conservador, que en la actualidad cuenta con un escaño, en cabeza de Buenaventura León, dio un giro de 180 grados. Para sorpresa de muchos, el actual Representante decidió dimitir y darle su espacio a Milena Almanza, su esposa (quien aún no define si se queda en el Partido o si se va para el Centro Democrático o para el Verde, de donde mucho le han coqueteado).

¿Por qué la indecisión? Porque al conservatismo llegó un peso pesado, de apellido Salazar y de nombre Julio Roberto; se trata del candidato in péctore del exgobernador Rey, de quien, se rumora, podría alcanzar la mayor votación del departamento; pero no solo por el apoyo sino porque –al César lo que es del César– cuenta con un impetuoso carisma que genera empatía inmediata con el electorado.

Pero es que Julio Roberto cuenta, además, con el respaldo en pleno de los patriarcas azules; hablamos de la familia Tamayo (Soledad, senadora y Rafael, diputado), la familia Clavijo (Orlando y Omar) y la diputada Constanza Ramos, dueña y señora en la provincia del Gualivá.  Solo le queda esperar que los ‘godos-godos’ reconozcan en su discurso las banderas del pensamiento conservador.

De dos a uno apuestan en el Centro Democrático

El partido del Gobierno Nacional y del expresidente Uribe, que cuenta hoy con dos curules, podría, paradójicamente, desplomarse a un escaño, como consecuencia de la vergonzante situación política por la que atraviesa la colectividad.

Rubén Darío Molano (tres veces representante), que cuenta con el guiño del propio Presidente Duque, sería el más cercano a mantener la curul. Hernán Garzón, que poco suena por su gestión, estaría en la disputa, o con la esposa de Buenaventura León, o con Daniel Perdomo, hijo de la exsenadora y exministra Nancy Patricia Gutiérrez, quien asoma, por primera vez, en la política departamental.

El Verde: de la banca a la titular

Finalmente, aparece el Verde a ponerle un poco de sazón al territorio. No solo porque es el ‘partido de moda’ o el del ‘voto de opinión’ sino porque con más de 100.000 simpatizantes eligió dos diputados en las pasadas elecciones, una cifra importante que abre la posibilidad de conseguir una curul en la Cámara.

Sin embargo, y a pesar de la seguridad de que obtendrían escaño, las directivas del Partido aún no entregan su bendición y entre estos pre-aspirantes, algunos tampoco han tomado la decisión.

En el sonajero se encuentran el exalcalde de Madrid, Orlando Cardona, las excandidatas a la Asamblea Angélica Gómez y Patricia Triviño; tomando mucha fuerza, Mario Ballén, quien contaría con el respaldo del municipio más grande del departamento (Soacha y su Alcaldía) y Fabián Rojas, actual diputado, oriundo de Zipaquirá, muy querido en las toldas del Nuevo Liderazgo, quien, por supuesto, estaría abanderado por su colega en la Asamblea, Julio César Delgadillo.

Seguramente, aparecerán nuevos nombres, nuevas propuestas y por qué no, algunas reculadas, porque la política, como todos sabemos, es dinámica. Por ahora, las cábalas de los peritos encuestados por Elector, son: dos curules para Cambio Radical (Mayorga y Rico), una para la U (Caicedo), una para el liberalismo (Sánchez), una para el Verde (Rojas), una para los conservadores (Salazar) y una más para el Centro Democrático (Molano).

Si no está de acuerdo, haga sus apuestas; envíelas a periodicoelector@gmail.com.