Presidente Duque sancionó ley que reduce la jornada laboral en Colombia

84

Pasará de 48 a 42 horas semanales y no afectará el salario, ni los derechos adquiridos por los trabajadores.

La reducción se realizará gradualmente. Dentro de dos años, la jornada pasará de 48 a 47 horas. Un año después, se disminuirá a 46 horas. Mientras que, en 2025, la jornada será de 44 horas y finalmente, para 2026 quedará estipulada según lo concibe la Ley 2101 de 2021, sancionada por el presidente Iván Duque.

Según el Artículo 4 de la norma, no se afectará el salario de los trabajadores. “La disminución de la jornada de trabajo no implicará la reducción de la remuneración salarial ni prestacional, ni el valor de la hora ordinaria de trabajo, ni exonera de obligaciones en favor de los trabajadores”.

Asimismo, se refiere a la jornada laboral de los servidores públicos, a quienes se les conceden unas horas semanales para recreación y deporte y otra para integración familiar, dos veces al año. Dichas horas se les seguirán reconociendo a los trabajadores hasta el 2026, cuando la jornada cumpla las 42 horas semanales.

La Ley, que es autoría del expresidente Álvaro Uribe y contiene en total ocho artículos, establece también que “el empleador debe respetar todas las normas y principios que protegen al trabajador”. De igual manera, no se afectarán los días de descanso de los empleados y se espera que, con su implementación, se brinden nuevas oportunidades a los trabajadores para que se capaciten y estudien en nuevas cualificaciones.

¿Qué dicen las empresas?

Distintas organizaciones han mostrado preocupación por la nueva norma, argumentando que podría tener efectos negativos en la economía de la nación y señalando que la Ley se propuso en una época distinta del país.

El panorama, incluso, puede ser más complejo para las pequeñas y medianas empresas de sectores como alimentos, turismo, recreación y comercio, que aún se están recuperando de la pandemia del COVID-19 y tendrían que incrementar el número de contrataciones para continuar ofertando sus productos o servicios. Asimismo, señalan que podría verse afectada la inversión extranjera por el impacto directo en los costos operacionales, al tener que ampliar el talento humano.