En el nuevo Plan de Ordenamiento Territorial (POT) para Bogotá desaparecerían las localidades

49

Según la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, el documento contempla los retos de corto plazo que tiene la ciudad, sin perder de vista las metas y necesidades a largo plazo, como refrendar el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en 2030 y llevar a cabo la descarbonización de nuestra sociedad en el 2050.

El POT ‘Bogotá Reverdece 2022-2035’, que podría convertirse en la carta de navegación del Distrito Capital para los próximos 14 años, cursa trámite en el Consejo de Bogotá; en diciembre se sabrá si es aprobado, rechazado o modificado.

¿Qué propone?

Plantea la creación de 33 Unidades de Planeamiento Local (UPL), con el objetivo de que reemplacen las 105 UPZ (Unidades de Planeamiento Zonal), así como las 20 localidades que existen actualmente. Las UPL recogerían las dos figuras y quedarían como organismos político-administrativos.

En temas de movilidad, Bogotá se organizará alrededor del peatón y privilegiará la movilidad férrea; para ello, propone la puesta en funcionamiento de cinco líneas de Metro (Bosa – calle 72; Suba y Engativá – calle 72; Soacha – Centro Ampliado, Usme – calle 63; calle 63 – 200), siete cables aéreos, dos líneas de RegioTram, 32 corredores verdes, 20 corredores de alta capacidad, 416 kilómetros adicionales de bicicarriles y 43 para cicloalamedas; 221 kilómetros de red peatonal mejorada y 171,88 hectáreas de espacios públicos peatonales renaturalizados y reverdecidos.

Asimismo, la propuesta contempla habilitar suelo para 1’500.000 viviendas, señalando que, en 13 años, se iniciaría la construcción de más de 580.000 viviendas, de las cuales más del 56 % será para la población de menores ingresos.

El POT tendría previsto la construcción de una ciudadela carcelaria en la zona de la cárcel La Picota, a donde se trasladarían El Buen Pastor, La Modelo y se construirá una nueva Cárcel Distrital. También se contemplan cuatro URI adicionales, dos centros de justicia restaurativa para jóvenes, dos CTP y siete casas de justicia.

La hoja de ruta, ambiciosa para muchos y necesaria para otros, será analizada y debatida por los 45 concejales de Bogotá durante 90 días.